Jueves 17 de Octubre de 2019
2 de Enero de 2016 - Gobernabilidad

La Pampa-Anuario 2015: Una Municipalidad entre los escombros

El año de la Municipalidad de Santa Rosa comenzó con el principio del fin de la gestión de Luis Larrañaga y terminó con la asunción de Leandro Altolaguirre en medio de un cuadro similar a lo que es caminar entre los escombros de un edificio derrumbado.

Es que con las arcas municipales en cero pesos y con una enorme deuda, algo reconocido por los propios funcionarios salientes sin que se les mueva un músculo de la cara, el nuevo jefe comunal debe encarar una reconstrucción donde lo primero que tuvo que hacer fue salir a pedir un salvavidas económico a la Provincia.
La ilusión de reelección de Larrañaga flotó entre los mismos conflictos internos que se había debatido en 2014, pero esta vez con el agravante de que una vez que perdió la interna (salió tercero detrás de Oscar Mario Jorge y Juan Carlos Tierno) soltó el timón y el municipio pareció quedar a la deriva hasta el 10 de diciembre.
El año comenzó con conflictos en el municipio. En los primeros días del año se abrió un nuevo conflicto en el relleno sanitario entre los recicladores: un grupo manejaba el galpón de reciclado y otro grupo denunciaba que no lo dejaban entrar al predio. Cuando los concejales del FrePam quisieron verificar la situación, no los dejaron ingresar.
Además, el propio Larrañaga demandó a los concejales de la oposición, quienes lo acusaban de defender intereses particulares al vetar la ampliación del radio urbano de la ciudad. En una solicitada, habían hablado de “Larrañaga S.A.”.
El intendente por esos días daba las primeras señales de que buscaría su reelección: toreaba a Torroba (“si se presenta, va a perder otra vez”) y hacía guiños hacia dentro (“la gestión es lo más excitante de la política”).
Pero los “guiños” no parecían acompañarlo, porque en el mismo acto donde hizo esas declaraciones, cuando se inauguraba la colonia de vacaciones del Parque Don Tomás, una canaleta mal destapada ensució la pileta, que tuvo que ser cerrada durante una semana.
Políticamente, se seguía alejando del Gobierno Provincial y reclamaba un gobernador “político, no un técnico”. Eso último era el perfil que Jorge, por esos días, había definido para quien debiera sucederlo. A su vez, comenzaban los coqueteos con el vernismo y el marinismo. Algo estaba claro: a esa altura, Larrañaga más que de “Compromiso Peronista” era de “Con Luis Sí!”, su propia agrupación.
Los vecinos de la ciudad seguían sufriendo la falta de obras estructurales: en los primeros días de enero, con las altas temperaturas, faltaba el agua; sobre fin del mes, tras un temporal que descargó 87 milímetros de lluvia en dos horas, se desbordaban los cuencos y se inundaban varios sectores.
Sobre mediados de febrero, la crisis que enfrentaba el municipio tenía que ver con los cortes del acueducto, que dejaban sin agua a la ciudad. Larrañaga hablaba de que en 2014 no había habido problemas y en un mes y medio de 2015 hubo cuatro cortes. Desde la Provincia le reclamaban que mantenga en condiciones el acuífero Santa Rosa-Anguil, pero el intendente aseguraba que no daba abasto.
También hubo cruces con respecto al transporte escolar y el boleto estudiantil gratuito: el Concejo Deliberante aprobó una ampliación a la excepción para contratar colectivos para que lleven alumnos de los barrios a las escuelas, mientras la oposición, en la voz de Marcos Cuelle, aseguraba que era un “boicot” a la gratuidad del boleto, aprobada el año anterior.
Al calor de la interna, la concejala justicialista Fabiana Ballejos reclamaba la emergencia del tránsito en la ciudad acusando a la gestión del intendente de “no haber hecho nada”.
A su vez, se mantenía el conflicto con Autobuses Santa Fe: por un lado, aparecían conflictos con los choferes (en enero hubo una protesta donde los pasajeros viajaron gratis), sumados a la falta de resolución de la accesibilidad para las personas con discapacidad.
Finalmente, el 26 de febrero, Larrañaga blanqueó su alineamiento con la Línea Plural de Carlos Verna en su búsqueda de la reelección. Lo hizo luego de cuestionamientos del ala kirchnerista de su gestión. “No hemos cubierto las expectativas del apoyo del Gobierno Provincial que en algún momento pensamos para una gestión municipal. Creemos y tenemos el compromiso de que va a ser distinto con Verna gobernador”, le dijo a El Diario. En la apertura de sesiones del CD, el 2 de marzo, lo confirmó: “Vamos a someternos a la voluntad popular”.
A partir de allí, la relación con la Provincia se resintió definitivamente y Larrañaga no perdió oportunidad de repartir reproches hacia el gobernador Jorge y el Gobierno Nacional. Pero también encontraba reproches internos, como el de su secretario de Cultura, el kirchnerista Miguel García, que advertía que no votarían a Verna en su sector.
Mientras el intendente pedía que la gente “no pague el pato de la interna”, el Concejo Deliberante volvía contra las irregularidades en los balances municipales y acusaba al secretario de Hacienda, Miguel De Elorriaga, de ocultar información. De golpe, al cuerpo deliberativo le empezaron a llover respuestas a pedidos de informes, incluso de años atrás.
En abril, los concejales del FrePam comenzaron cuestionando la idea del Ejecutivo de pasar a planta una gran cantidad de contratados, que aseguraban eran “punteros” del oficialismo. De Elorriaga justificó: “Es normal, lo hace todo el mundo”.
El 13 de ese mes, la disputa Provincia-municipio recrudecía con el corte de los adicionales de Policía por una deuda de casi 800.000 pesos. Primero fueron reemplazados por empleados y luego, por seguridad privada.
La madrugada del 2 de mayo se debió hacer frente a un temporal que inundó el barrio Escondido, sacó de servicio el acuífero Anguil-Santa Rosa y también dañó la antena de la Radio Municipal.
El miércoles 13, la Cámara Civil de Apelaciones rechazó la apelación de Autobuses Santa Fe y del municipio, confirmando el fallo de primera instancia que obligaba a la empresa a garantizar la accesibilidad a los colectivos. Sería el primero de varios fallos similares, incluso del STJ.
El 4 de junio, la jueza Fabiana Berardi dio lugar a una cautelar presentada por el municipio: ordenó que la Policía debía prestar seguridad en la Terminal y en el predio de la Laguna Don Tomás.
El 22 de junio, el gabinete del área de Cultura renunció completo por cuestiones políticas: declararon que en la interna apoyaban a la lista de Compromiso Peronista. Pero al día siguiente, el reemplazo del secretario Miguel García fue uno que se había ido con él: Sergio De Matteo se “arrepintió” de la renuncia y asumió como secretario de Cultura.
El 16 de julio, tras 48 horas de conflicto, los trabajadores de Autobuses Santa Fe decidieron levantar el paro que habían iniciado por falta de pago, luego del compromiso de la empresa de depositar lo adeudado.
Alrededor del 30 de julio, la situación del sistema cloacal llegó al límite: los derrames se multiplicaban en distintos puntos de la ciudad y los reclamos -ese día- llegaban a más de 300.
El 15 de septiembre, el secretario de Hacienda Miguel De Elorriaga difundió que la deuda que tienen los vecinos por tasas es superior a los $ 200.000.000. “La situación es muy ajustada y nada fácil de llevar. Si hubiera tenido la posibilidad de ajustes intermedios de las tasas para poder recuperar sería otra cosa”, aseguró.
A principios de octubre, una nueva rotura del acueducto, la séptima del año, puso en juego una vez más la paciencia de los vecinos de Santa Rosa. Esta vez, con la advertencia del gremio docente de que sin agua las escuelas no podían funcionar.
El 6 de noviembre, aún sin resolver la accesibilidad, el Concejo Deliberante autorizó a Autobuses Santa Fe a aumentar el boleto de colectivos a $7,68.
El 12 de noviembre, el Concejo Deliberante le dio un alivio al futuro intendente Leandro Altolaguirre al sancionar la emergencia sanitaria en la ciudad. Era un reclamo que venía desde la campaña y de todos los sectores políticos. Así, la nueva gestión tendría la posibilidad de evitar pasos burocráticos para la compra de insumos o maquinarias, o redestinar fondos apuntando a la crítica situación.
El 10 de diciembre Leandro Altolaguirre se hizo cargo del municipio, con un panorama complicado: sin fondos, teniendo que depender de la ayuda de la Provincia y con graves déficits estructurales como falta de insumos o hasta problemas edilicios.
 
Fuente: El Diario de La Pampa

Ingresar Comentario

La Rioja Municipal - La Rioja - Argentina

Diseño y hosting: Luis Vilte