Miercoles 12 de Diciembre de 2018
23 de Diciembre de 2013 - Religión

La Rioja-"Atender la pobreza es una consigna que seguramente tiene todo buen gobernante"

La Rioja-"Atender la pobreza es una consigna que seguramente tiene todo buen gobernante"

A más de tres meses de asumir la conducción de la Diócesis de La Rioja el obispo Marcelo Daniel Colombo dialogó con EL INDEPENDIENTE para hacer una evaluación como pastor de los riojanos. 
Colombo comenzó diciendo que “ha sido un tiempo intenso de conocimiento de la diócesis, de sus estructuras y servicios pastorales y sobre todo conocer a la gente que participa y celebra la fe de la comunidad, lo cual ha sido muy rico, sobre todo en el interior”. 
“También –puntualizó- el poder integrarme a la vida riojana, tan intensa, en cuanto a los distintos momentos de la vida social y fundamentalmente captar el dinamismo profundo de las instituciones, lo cual no es una tarea fácil ni agotada para mi, pues queda pendiente conocer más a la sociedad provinciana”. 
En relación a la imagen que se formó del hombre riojano, Colombo definió que “en primer lugar se destaca esa fe profunda, arraigada en una evangelización que ha dejado mella en el corazón de cada hombre y cada mujer y que arranca desde muy antiguo. 
En segundo lugar, me parece que hay un elemento muy rico, muy propio, que es el afecto que le da a esta religiosidad un estilo y un modo de ser iglesia, creo que lo afectivo, la dimensión de la demostración del afecto forma parte de esta sociedad, de esa vivencia de la iglesia, creo que eso es lo que más me ha conmovido, como es el afecto de la gente, en las expresiones que son conmovedoras, momentos en los cuales en la intimidad de un pequeño diálogo, desde pedir la bendición a contar un problema de salud, se involucra la mirada, el gesto y la cercanía del riojano al pastor”. 
“Conocía –compartió Colombo- de la riqueza de la religiosidad y del vigor de la iglesia riojana, pero el contacto directo da una apreciación de conjunto muy importante y fortalece esa convicción también como propia experiencia personal, pues yo mismo deseo ir sumándome a ese modo de vivir la fe”. 
 
LA DIÓCESIS 
Monseñor Colombo hizo una reflexión acerca de cómo encontró la diócesis a poco de hacerse cargo al señalar que “un elemento que me pareció muy importante y que percibí de entrada nomás fue la buena recepción de los sacerdotes, los encontré disponibles a recibirme como nuevo pastor y abiertos a un diálogo cordial y franco sobre los desafíos pastorales que nos incumbe”. 
“También –destacó el obispo- percibí una riqueza de tipo histórica de la diócesis, como fue el legado de los obispos anteriores, cada uno con su perfil, por lo que me pareció que me daba la oportunidad de reconocerme heredero de un testamento espiritual intenso. Asimismo me impresionó el valor y la fuerza del mundo juvenil, de la pastoral juvenil, de lo que significa el mundo de los jóvenes en la vida de la iglesia de La Rioja. 
“Hubo otros elementos que fui apreciando –agregó- como el valor de la pastoral de conjunto en el Decanato de Los Llanos que implica una acción conjugada de los distintos estados de vida al servicio de las comunidades eclesiales. 
También me pareció muy importantes la riqueza de los distintos movimientos sociales que son vividos en la iglesia como parte del testimonio eclesial de pertenencia y de transformación de la historia, así en distintas asambleas y movimientos sociales, siempre hay cristianos comprometidos con su fe y que buscan dar testimonio de ella, aún en circunstancias adversas”. 
Sobre las instituciones que conforman diócesis, Colombo comentó que “me reuní con la gran mayoría, de a poco van apareciendo los institutos de vida consagradas y pronto tendremos la reunión final del año de Cáritas para evaluar y proyectar el próximo año. 
Me reuní con integrantes la pastoral juvenil, he visitado en algunas parroquias distintas comunidades, la geografía es muy amplia, también ha pasado mucha gente para saludarme y manifestarme sus inquietudes y preocupaciones, y no me refiero solo de gente de la iglesia, sino también de actores sociales, funcionarios, dirigentes, legisladores, gremialistas, distintas formas de presencia de La Rioja , como son también las cooperativas que buscan salir en forma mancomunada de la situación crítica, motivo por el cual estos tres meses han sido bastantes intensos”. 
 
LOS DESAFÍOS 
Al referirse a los desafíos para el próximo año, el pastor explicó que “sobre todo a nivel de Iglesia, en su carácter de misionera, samaritana, pascual, queremos afrontar la reflexión del documento del papa Francisco, llamado la alegría del evangelio, sobre todo para reflexionar en las parroquias de lo que es el dinamismo de la transmisión de la fe, las instancias catequísticas y pedagógicas para refrescar de lo que se va haciendo. 
“También –agregó- tenemos que ir viendo la forma de profundizar la pastoral vocacional, pues uno de los desafíos más acuciantes y apremiante es la falta de sacerdotes, no porque sea el único ministerio. También la posibilidad de tener ministros laicos y de implementar en la diócesis el diaconado permanente como una forma de servicio más articulado en la dimensión de una iglesia que a los pies del hombre para acompañarlo”. 
Recordó el prelado que “el diaconado permanente fue reinstalado por el Concilio Vaticano II, lo que permite asistir a las comunidades y parajes más alejados, pero sobre todo ofrecer la dimensión vocacional del hombre servicial, del hombre casado, al servicio de las comunidades de la iglesia, es un ministerio muy rico que necesita la formación. Entonces vamos a ver como en cada decanato podemos ofrecer la ayuda para la formación del diaconado permanente”. 
 
SALIR AL ENCUENTRO 
En relación a la movida de sacerdotes en la diócesis, monseñor Colombo manifestó que “vamos trabajando como estamos, vamos viendo cada caso en particular. Hay una necesidad de conocer cada parroquia y su perfil, también hay que considerar que no hay tantos sacerdotes como para hacer rotaciones generalizadas, sino salir al encuentro de cada situación y ofrecer esa renovación ansiada quizás que tenga que ver con nuevos rostros, nuevas ideas, pues ha nosotros nos hace bien los cambios porque nos permite también tomar la iniciativa como diría el Papa Francisco, de volver a salir, una iglesia que salga, pero no debe ser fruto de decisiones apresuradas, pues nunca los cambios tienen que ser irracionales, sino precedidos de una maduración y elaboración común, entre el obispo, los sacerdotes y las comunidades”. 
Sobre los institutos de vida religiosa, Colombo consideró que “están trabajando activamente, sea con la niñez, atención del apostolado laical, sea por los enfermos, como el trabajo del padre Joaquín, acompañando a los ancianos es para destacarlo. La atención de las niñas a cargo de las Hermanas Dominicas, la participación en Cáritas de las hermanas Azules y de otras ramas de la vida consagrada, para mi es motivo de agradecimiento”. 
“También pienso –agregó monseñor- en aquellas congregaciones más históricas y que están arraigadas en La Rioja , como los franciscanos, los dominicos, los mercedarios que tienen una presencia significativa y que prestan un oído a la atención de los sacramentos y a la predicación de un modo ejemplar”. 
La educación confesional también fue objeto del análisis de monseñor Colombo al señalar que “los docentes están alargando la frontera de la iglesia y nuestros chicos y jóvenes vienen con una necesidad de ser escuchados, alimentados y animados para crecer en forma armónica. Creo que nuestra diócesis tiene institutos que son para orgullecerse, tanto en esta Capital, como en el interior”. 
 
PROBLEMAS SOCIALES 
No escapó al análisis de monseñor Colombo la efervescencia social que vive la Provincia y llevó su palabra al manifestar que “el mensaje de la Iglesia es una palabra de invitación a la prudencia, en el sentido de no dañar el tejido social que ya está muy sufrido por alguna circunstancia de agobio de las variables económicas pero que nunca deben poner en peligro nuestra convivencia y paz social, eso es lo importante, un llamado a la prudencia y al diálogo constructivo”. 
“No escapamos a lo que vivimos el país en su conjunto –agregó- una cosa es la necesidad, una cosa es lo que los distintos sectores sociales piden para ponerse al frente de situaciones elementales, otras son las que hemos visto en otras provincias, como el saqueo y la violencia generalizada, desmesurada, porque el pobre es pobre, no es violento, el pobre no es ladrón. 
Por eso no criminalizar la pobreza, atender la pobreza es una consigna que seguramente tiene todo buen gobernante. Ahora bien diferenciarla de estas actitudes y que en este caso que puedan intervenir las autoridades para garantizar la seguridad y el respeto de las normas”. 
Sobre una eventual invitación a participar de la mesa de diálogo en la que están involucrados los trabajadores riojanos comentó que “no fuimos invitados, creo que eso debe ser fruto no solo de los actores sociales, sino también de parte del Gobierno, nosotros no podemos ir a una mediación, autopresentarnos, no es nuestro rol en estos momentos, sino el de invitar a las partes a encontrarse, a dialogar”. 
“Yo trasladé al Gobernador –admitió Colombo- en una reunión todo lo que había recibido durante estos meses de los distintos sectores, esto creo que puede ser mi servicio, de escuchar, de servir de caja de resonancia y animar la prudencia para que este dialogo ponga de relieve lo mejor de cada uno, dialogar es dar al otro lo mejor de uno mismo y abrirme a la verdad con una verdadera actitud de respeto”. 
 
NAVIDAD Y FELICIDAD  
En la antesala de la Navidad, monseñor Colombo reflexionó diciendo que “estamos ante un hecho trascendental en la historia humana. Dios se hace hombre, se pone al hombro nuestra historia, nos hace capaces de ser hijos de Dios. Por eso la Navidad no es una fiesta para dejar pasar como un día más del calendario, sino para retomar nuestra relación más directa con Jesús, para ofrecerle nuestra vida como somos. 
Sobre todo como pueblo dejando nacer en el interior de nuestra sociedad para que El mismo haga nueva todas las cosas con nuestra ayuda y con nuestro trabajo y empeño”. 
“Siempre me siento feliz de responder a la voluntad del Señor y El me ha pedido que de este paso de servicio, por eso estoy feliz junto a los riojanos. Después tuve la posibilidad de conocer gente tan linda, comunidades tan bellas, entonces mi felicidad se ve corroborada por la experiencia hermosa de ser pastor de un pueblo maravillosamente creyente” confesó el pastor. 
 
TINKUNACO: “UNA EXPERIENCIA PROFUNDA”  
Sobre sus expectativas del próximo Tinkunaco, Colombo manifestó que “será una experiencia muy profunda, donde el pueblo se reúne alrededor del Niño Alcalde, lo que significa un profundo reconocimiento de la humanidad a la divinidad, lo que implica para nosotros un compromiso de trasladar esta experiencia a todo lo que somos y hacemos. 
Dios es el Señor, muchas veces nuestros ejercicios de responsabilidad puede hacernos olvidar que todo tiene que ver con El, y que El nos ha puesto, como en mi caso, al igual que un padre de familia, un docente, el político, el gobernante, sentir que en esta responsabilidad que ejerce lo hace en función de un señorío que no es propio, sino de Dios”. 
“En este sentido –destacó- el Tinkunaco articula las energías de vida de la sociedad riojana de cara al Niño Alcalce y lo hace como una sociedad compacta, como un todo, para decirle tu eres nuestro Señor”. 
 
FRASES 
** “Uno de los desafíos más acuciantes y apremiantes es la falta de sacerdotes” 
** “El afecto le da a la religiosidad un estilo y un modo de ser de la Iglesia”   
 
Fuente: El Independiente

Ingresar Comentario

La Rioja Municipal - La Rioja - Argentina

Diseño y hosting: Luis Vilte